Fideicomiso

¿Qué es el fideicomiso?

El Fideicomiso es un acto jurídico de convicción, que permite otorgar a una persona la propiedad de ciertos activos a otra persona. La finalidad, es que ésta los gestione o los organice, para cumplir algunos objetivos que beneficien a un tercero.

Esta forma contractual cuenta con una naturaleza mercantil. Por lo que no tiene una personalidad jurídica. El resultado es una persona poseedora legítima de algunos bienes que se conoce como fideicomitente.

La organización acreditada para otorgarle la propiedad de dichos activos se conoce como fiduciaria y tiene como objetivo principal su disposición o administración por medio de actos y fines lícitos. Éstos se utilizan para favorecer a una tercera persona con posibilidad de recibirlos, que recibe el nombre de fideicomisario.

¿Para qué se utiliza el fideicomiso?

El fideicomiso cuenta con un gran número de usos, entre los que se puede nombrar la movilización de las grandes inversiones. A la vez que le aporta un cuidado efectivo a los intereses, teniendo predominio lo familiar sobre lo económico.

Pudiendo ser utilizado como un mecanismo de gran utilidad y confianza en los negocios, sin importar la índole. Proporciona múltiples y considerables beneficios sobre ciertas herramientas jurídicas que no cuentan con versatilidad.

¿Cuáles son las características del fideicomiso?

El fideicomiso cuenta con cuatro elementos específicos que detallan el progreso del fideicomiso:

  • Dirección comercial. Esta herramienta tiene sus orígenes en un contrato de naturaleza jurídica. Puede llegar a transformarse en un negocio comercial y sobre todo en una transacción bancaria. Ésta nace como resultado de la categoría que le han aportado los bancos como principio desarrollador de negocios. Lo que se traduce, en que se ha colocado este instrumento al servicio de los clientes de los bancos para que puedan generar nuevos negocios. Todo ello gracias a la gran cantidad de beneficios y versatilidad que genera.
  • Propósito por consumar. Cada fideicomiso cuenta con un objetivo específico, por lo que al realizarlo se debe detallar por qué y para que se genera, proporcionando que se reduzcan las opciones que imposibiliten su desarrollo, y le aporta un impulso a su crecimiento.
  • Patrimonio autónomo. La generación de un patrimonio autónomo o de afectación se convierte en una de las características más destacadas del fideicomiso. Además de originar que los recursos que se coloquen en el fideicomiso, no se involucren contable ni jurídicamente con los del propio fiduciario. La constitución de múltiples patrimonios autónomos como de fideicomisos manejados por un fiduciario, quebranta con el principio clásico del derecho civil. Éste último especifica que cada persona debe contar con un patrimonio y le permite desarrollar diversos negocios.
  • Flexibilidad de la figura. Esta herramienta cuenta con una flexibilidad superior como resultado de que la figura del fideicomiso favorece el desenvolvimiento de múltiples negocios. Así se logra adaptar a los diferentes requerimientos de los clientes.

¿Cuáles son las personas que intervienen en el fideicomiso?

Las partes que actúan en el contrato de fideicomiso son:

    • Fiduciante o fideicomitente: es quien realiza el fideicomiso, cediendo la propiedad del bien o de los bienes al fiduciario.
    • Fiduciario: persona a la que se le encargan los bienes, para administrarlos y facilitar el cumplimiento de la finalidad aportada.
    • Beneficiario: es aquel que se beneficiará de la administración de los bienes fideicomitidos, pudiendo ser una persona física o jurídica.

Las herencias y Legaltech

Las nuevas tecnologías aplicadas a los servicios legales, lo que se conoce como legaltech, también han llegado a las herencias. Uno de los casos de éxito es el de Herento, fundada en 2019 por Ramon Pratdesaba, Lluisa Morales y Rubén Mendiola ofrecen asistencia y ayuda en el proceso testamentario a muchos clientes gracias a su tecnología de ventanilla única, que realiza los trámites derivados de una herencia con agilidad en las diferentes entidades como el registro civil, el registro de la propiedad, el notario, las entidades financieras y las compañías de seguros. También le facilita el trabajo al fiscalista que intentará ahorrar el máximo de impuestos a los herederos.


Autor: RedaccionActual | Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies