hablar de la herencia con la familia

¿Cómo hablar de la herencia con la familia?

¿Cómo hablar de la herencia con la familia? Con los hijos, un tema importante del que se debe hablar es la herencia. Es una conversación necesaria para que conozcan por qué sus padres tomaron determinadas decisiones en el testamento. Asimismo, permite orientarlos sobre el procedimiento que deben seguir y sus posibles decisiones como herederos para recibir la herencia. Y es que heredar es un proceso que requiere el pago de impuestos y deudas, y el asesoramiento legal.

El testamento es un documento que sirve para repartir la herencia, según las voluntades del fallecido. Así, los hijos y otros familiares con derecho a heredar pueden facilitar el proceso, y apegarse más fácilmente a las decisiones de sus padres, aunque no estén conformes. Ya que a veces existen problemas entre los familiares, en especial entre hermanos, cuando se trata de repartir una herencia.

Para ello, la asesoría y seguimiento de un abogado penalista en Sevilla resulta de gran importancia para evitar cualquier tipo de inconveniente y solventarlo de la mejor manera posible. Además, explican qué tipos de herencia existen, cómo repartirla y cómo hacer el testamento.

¿Cuándo y cómo hablar con la familia sobre la herencia?

Antes de empezar la conversación con los hijos acerca de la herencia, es conveniente preguntarse cuáles son los valores de cada uno y de qué forma manejan el dinero. Igualmente, hay que pensar en los objetivos y metas que han alcanzado y preguntarse quiénes estudiaron, quiénes son independientes económicamente, quiénes son caritativos, quiénes son autosuficientes, por ejemplo.

Esto no significa que unos merezcan menos herencia que otros, pero lo ideal es que la herencia se administre con responsabilidad y sensatez. Es un patrimonio creado por el trabajo duro y constante de los padres o distintas generaciones, que no merece ser derrochado. Entre los consejos recomendados para conversar sobre la herencia con los hijos son:

1. Conversar con calma al hablar de la herencia con la familia

Una conversación nunca es suficiente para orientar a los hijos con respecto al tema. Es importante tener varias conversaciones para ir revelando información con el tiempo y aclarar las dudas que van surgiendo. Los abogados explican que unas cuantas charlas ayudan a que los herederos entiendan mucho mejor esas decisiones, según su nivel de responsabilidad y madurez.

2. Explicar las decisiones

Este paso es el más importante de todos porque si no se aclaran las decisiones puede generar confusiones, discusiones y controversias familiares. Los hijos deben aceptar y entender con claridad cada decisión, por más difíciles que sean. Esta comprensión se promueve con la asesoría de un abogado penalista Sevilla, en lugar de causar odio o resentimiento.

3. Escuchar a los herederos

Los abogados especializados en herencias recomiendan que los hijos expresen sus opiniones. La conversación debe ser retroalimentada para que al hablar de la herencia con la familia, los hijos puedan hacer preguntas y comunicar sus intereses y deseos.

Por su parte, muchas veces los padres suelen cambiar las decisiones cuando escuchan a sus hijos, debido a que se dan cuenta de que son más responsables o inteligentes financieramente de lo que creían.  Esto ocurre, generalmente, después de varios años de haber tomado las primeras decisiones de la herencia.

¿Cómo se reparte la herencia?

En la herencia entra todo tipo de bienes, inmuebles y derechos, pero también se heredan las deudas y obligaciones. Es por ello que más de 500.00 españoles renunciaron a su herencia en 2020, según el Consejo Nacional del Notariado. Y es que los padres debían créditos, hipotecas y otras deudas por pagar a la que no podían hacerles frente. La recomendación es que los padres cubran todas sus deudas antes de concederles una herencia a sus hijos.  De lo contrario, son los hijos quienes decidirán si aceptan o no la herencia.

Repartición

Del total de la herencia, el 33% está destinada obligatoriamente a los herederos forzosos (hijos, cónyuge o padres). Se reparte proporcionalmente entre cada uno de ellos.

El segundo 33% también debe concederse siempre a estos herederos, pero puede indicarse el porcentaje que se le quiere dar a cada uno. Por ejemplo, se concede una mayor parte al cónyuge viudo, o a uno de los hijos si aún es dependiente. Es decisión del dueño de la herencia.

El tercio de libre disposición (33%) se puede dejar a cualquier persona, institución o fundación.

Si no existe un testamento, el 66% irá a los hijos en partes iguales y el 33% al cónyuge viudo.


Autor: RedaccionActual | Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies